Nahikari Diosdado: Prácticas mágicas

Ilustraciones: LiberLibélula (Libertad Delgado)
Año:
2019
Editorial:
Cerbero
Género:
Novela corta (fantasía/juvenil/humor)

Magia y humor en una residencia de ancianas

Argi tiene que completar las prácticas en el centro de envejecimiento mágico si quiere graduarse. Aunque las magas sufren demencia por la exposición a la magia y son muy peligrosas, la tarea de Argi debería ser fácil: hacer compañía a las Marías, cuatro mujeres que llevan tanto tiempo en la residencia que ya nadie recuerda quienes eran antes. Desde el primer día, Argi empieza a experimentar sucesos extraños, como la presencia de un ser deforme que nadie más es capaz de ver.

Prácticas mágicas es la primera novela de la línea Argos de literatura juvenil de la editorial Cerbero y la segunda novela que publicó su autora, Nahikari Diosdado, autora de otras novelas como Desollada y que ha participado en antologías como Iridiscencia.

Prácticas Mágicas. Argi. Libros Prohibidos.

Una historia de magia mundana

—Oye… —El muchacho no sabía como abordar el tema, pero era hacerlo o explotar de ansiedad. Y explotar de ansiedad jamás había sigo algo agradable —. No tengo nada en contra del misterio y esas cosas… O sea, un poco sí, porque esto me está poniendo ya un poco nervioso… Quiero decir, uno viene a prácticas y se encuentra con una albóndiga de carne que solo vemos esa anciana y yo.

Lo que me llamó la atención de la novela fue el ingenio de mezclar la brujería con algo tan mundano como hacer prácticas en la universidad. Esto hace el planteamiento bastante interesante y da muchas posibilidades para el humor.

Practicas mágicas sucede en un tiempo actual en un mundo que se parece bastante al nuestro, pero con la diferencia de que existe la magia y hay personas capaces de usarla. La ambientación de la historia en un mundo cercano pero diferente nos permite disfrutar de una historia que ocurre en una sociedad donde no parece haber ni rastro de discriminación por sexo, orientación sexual o identidad de género.

El humor de Prácticas mágicas es blanquísimo e inofensivo para cualquiera que no sea el pobre Argi, que sufre de principio a fin de la novela por culpa de la situación que le ha tocado vivir. Se basa sobre todo en el absurdo y en el choque de nuestras expectativas al presentar una realidad donde los sucesos normales se ven afectados por la existencia de la magia.

Un elenco mágico

Para mí, el punto fuerte de la novela se encuentra en los personajes. La trama es bastante sencilla y la corta extensión de la noveleta apenas permite que se desarrolle, pero sus carismáticos personajes la llenan de vida.

Argi es un chico bastante normal, un estudiante de Historia de la Magia que no tiene nada de mágico. Desde el principio se ve que es un joven tímido, nervioso e inseguro al que sus prácticas le provocan una gran ilusión, pero también mucha ansiedad. Vamos, que es un personaje muy real e identificable al que cogí cariño en seguida. Argi es un chico sensible, tierno y empático, características que vemos poco en los protagonistas masculinos.

El segundo personaje principal tiene el gracioso nombre de Albóndiga y es un ente mágico que parece un amasijo de carne con un montón de extremidades, pero que puede adoptar la forma que quiera. Está atrapado con las Marías y se hace amigo de Argi porque, aparte de las ancianas, es el único que puede verle. Entre los dos se forma una divertida dinámica y el fandom de Practicas mágicas los shippea desde el principio; la ship tiene el divertido nombre de «argóndiga».Prácticas mágicas. Albóndiga. Libros Prohibidos.

Las Marías son personajes enigmáticos. Cada una de ellas tiene una manía particular: una canta, otra llama sin parar a una persona aparentemente inexistente, otra fulmina con la mirada a Argi y la cuarta se dedica a murmurar de manera siniestra. Conforme avanza la lectura, vamos descubriendo más sobre ellas.

En último lugar está el personal del centro de envejecimiento mágico: la directora, Olaia y Balere tienen una presencia menor en la historia, pero forman un trío encantador que ayuda a Argi durante sus prácticas.

La magia de la diversidad

Poco a poco es más fácil encontrar obras con personajes LGTB+, por suerte también en la literatura juvenil. Como he comentado al principio de la reseña, en el mundo de Prácticas mágicas parece haber un clima de tolerancia y respeto, así que en ningún momento se ve a ningún personaje sufrir LGTBfobia o tener problemas por su orientación o identidad de género. Tampoco es esto un tema central de la novela, sino la realidad en la que viven los personajes.

Argi es abiertamente bisexual, la directora y Olaia son pareja y hay una mención a que una de las residentes es una mujer trans. También tenemos a Albondiga, que aunque no es un personaje no binario como tal (ni siquiera es humano) no tiene género y puede adoptar rasgos físicos que quiera. Esta diversidad añade riqueza a los personajes y realismo al mundo que ha creado Nahikari.

La importancia de cuidar a nuestras mayores

Una de las partes más tiernas de la novela radica en su mensaje sobre apreciar a los mayores. La motivación de Argi para escoger el centro de envejecimiento mágico, un lugar donde ningún otro estudiante quiere hacer prácticas, es que le crio su abuela y siente un gran aprecio por las personas mayores. Por este motivo, el chico no solo quiere cumplir con sus prácticas para poder graduarse, también espera hacer la vida de las Marías un poco más feliz. El personal del centro también tiene mucho cariño a las residentes, como se ve en una escena en la que Olaia advierte a Argi que trate bien a las ancianas:

—¡Ah! Una última cosa. Que no me entere yo de que no tratas a las Marías con el respecto y el cariño que se merecen, ¿eh? Porque, si no… Si no, eso.

Eso, fuera lo que fuese, no le preocupaba. La intención de faltarles al respeto a las personas que allí vivían era nula, así que Argi ni se inmutó.

Las residentes del centro son personas a la que la sociedad ha apartado, como sucede a menudo en nuestra realidad, porque las considera un peligro, pero son mujeres valiosas con mucha sabiduría. Argi comenta que le da mucha lástima que las Marías no tengan familiares que las visiten y que el personal del centro no disponga de tiempo para atenderlas lo suficiente.

A las ancianas de la residencia, aunque no aparecen mucho, se las presenta como mujeres alegres y vivarachas, a menudo cariñosas con Argi. Es bueno leer sobre mujeres mayores que no tienen una actitud derrotista ni se limitan a quedarse en casa haciendo ganchillo (a menos que ese sea su hobby, en ese caso, genial por ellas).

Esto es solo el principio

Lo que pensé al acabar Prácticas mágicas fue «¿Qué? ¡¿Eso es todo?!», porque esta primera parte es más bien una introducción que al poco de plantear el verdadero conflicto acaba con un final abierto. La verdad es que mi mayor crítica a la noveleta es que al acabar sentí que, aparte presentarme a los personajes y mostrarme el conflicto, no había pasado nada importante. Por otro lado, también podemos darle la vuelta al problema y pensar que esta primera entrega deja con ganas de más.

Por desgracia, la segunda parte no se ha publicado aún, así hay que estar atentos a novedades en la cuenta de Twitter de la autora o de la editorial.

Hazte con un ejemplar o una copia digital de Prácticas mágicas aquí.
¿Quieres conocer más fantasía independiente de calidad? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir con nuestra labor sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas. También puedes colaborar de forma puntual a través de Ko-fi.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.
Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.

Imagenes: Stefani Grahu