Charlie Jane Anders: Todos los pájaros del cielo

Todos los pájaros del cielo. Libros Prohibidos

Título original: All the Birds in the Sky
Idioma original: 
Inglés
Año: 
2016
Editorial: Insólita (2018)
Género:
 Novela (Ciencia ficción)
Traducción: Natalia Cervera

Cultivando esa pequeña maravilla llamada «ficción fantástica»

Esta entrada es la primera que este año dedico personalmente a #LeoAutorasOct, iniciativa que desde 2016 pretende dedicar por entero cada mes de octubre a libros escritos por autoras. Una iniciativa que nos invita a reflexionar sobre el papel activo de la mujer en la literatura y que nos da un empujón para descubrir nuevas voces. Por este motivo, en Libros Prohibidos este año vamos a dedicar casi el 100% de nuestro espacio en octubre a autoras. No solo vamos a aumentar el número de reseñas de libros escritos por mujeres, sino que todos los relatos que publiquemos van a ser de autoras y todas las entrevistas van a ser a autoras. Y yo me estreno con Todos los pájaros del cielo, de Charlie Jane Anders, premio Locus Y Nebula.

Patricia es una bruja que tiene el don de comunicarse con los animales. Laurence es un geek que ha construido una máquina del tiempo que le permite viajar dos segundos hacia el futuro. Juntos sobreviven como pueden al infierno de crecer siendo los raros, los marginados. Hasta que sus vidas toman caminos diferentes… Con el mundo a un paso del desastre, la bruja y el científico se verán enfrentados en su intento de salvar el planeta, y descubrirán que la ciencia y la magia pueden ser las dos caras de una misma moneda.

Todos los pájaros del cielo podría encuadrarse ese no género maravilloso llamado «ficción fantástica». Esto es, un libro que no es ni fantasía ni ciencia ficción, sino un híbrido de los dos a la vez. Sus elementos son perfectamente identificables y le bastarían para entrar sin problemas en un libro de uno u otro género, pero están tan bien mezclados que resulta imposible no considerar al resultado como algo distinto. En esta novela hay magia y hay una tecnología imposible —hasta el momento— y no solo conviven, sino que tienen un papel exactamente igual de importante para el desarrollo de los acontecimientos. De hecho, la obra representa una historia de amor entre representantes de ambos géneros: Patricia, una bruja —fantasía— y Laurence, un científico —ciencia ficción—. Este idilio marca la trama de principio a fin y, de nuevo, es un acierto y supone todo un mundo por descubrir.

Otro de los aspectos principales de Todos los pájaros del cielo es un nuevo híbrido que la autora se saca de la manga —y demuestra con ello tener gran soltura en este tipo de cosas—: el tono. Esto es algo de lo que hablaré con mayor detenimiento más adelante, pero el tono va acompañando la edad de los protagonistas. Es más infantil cuando Patricia y Laurence son niños, más juvenil cuando están en el instituto, y ya adulto cuando estos crecen. Esto me parece un detalle simpático que ayuda al lector a situarse mejor, a entrar en la dinámica de la historia y a sentir una mayor empatía por el dúo principal. Otro logro, sin duda, pero no es solo de eso de lo que voy a hablar en este párrafo. Se trata del nuevo híbrido que Anders consigue al mezclar un tono simpático y optimista en un libro cuyo escenario es lo que bien podríamos considerar como el apocalipsis. Y no es un libro de humor. Todos los pájaros del cielo. Foto. Libros ProhibidosPodría decirse que tenemos ante nosotros una nueva obra de hopepunk, esa corriente que desea transmitir esperanza por oscuro que sea el medio en el que se vive. Este arriesgado juego con el tono, en mi opinión, no termina de estar conseguido, y tiene que ver con el principal inconveniente que he encontrado en la obra y que le impide carburar del todo bien. Lo cuento en el siguiente apartado.

Pero antes de eso, quisiera resaltar la intención de este libro. Aparte de ese hopepunk que también podemos encontrar en obras como la serie de Becky Chambers —también publicada en español por Insólita, por cierto—, Todos los pájaros del cielo pretende tirar abajo algunos muros típicos de la literatura de género, y es lo que la convierte en una obra de mérito. Charlie Jane Anders le mete el dedo en el ojo a los clásicos, imita sus elementos, pero también los caricaturiza, reforzando la idea de que es posible una forma distinta de entender la ciencia ficción y fantasía.

Cuestión de estilos

Durante el largo camino de regreso, Laurence apagó mentalmente la voz de sus padres, que le explicaban que la vida no es una aventura, por el amor de Dios, que la vida es un largo esfuerzo y una serie de responsabilidades y exigencias. Cuando Laurence tuviera suficiente edad para hacer lo que quisiera, tendría suficiente edad para entender que no podía hacer lo que quisiera.

Todos los pájaros del cielo está dividido en 4 partes, llamadas libros. La primera nos sirve de presentación de los protagonistas y tiene lugar cuando ambos son niños. La segunda se centra en un momento de la adolescencia de Laurence y Patricia y, para finalizar, la tercera y cuarta ya muestran a ambos de adultos. Jóvenes pero adultos. Pues bien, como ya mencioné antes, el tono va variando dependiendo de la edad de los protas. Y si bien es algo que está muy conseguido, solo termina de enganchar en las dos primeras partes. Los Laurence y Patricia niños y adolescentes son bastante más fáciles de querer que sus versiones adultas. Y sus tramas también. De hecho, hay incluso diferencia entre la parte infantil y la juvenil. Podría decirse que el libro comienza genial, cautiva, divierte y crea expectación, y poco a poco, con la evolución de sus protagonistas, va perdiendo el rumbo y la capacidad de generar interés. Esta es una opinión personal, por supuesto, pero las dos últimas partes, que deberían ser el desarrollo y culmen de estas historias, dejan frío, no terminan de funcionar ni cumplir con las expectativas generadas páginas atrás. Dan incluso la sensación de no saber por dónde ir ni cómo hacerlo para que la historia de Patricia y Laurence recupere esa chispa de cuando eran niños.

Que conste que a mí esto no me ha hecho odiar el libro, no es así. Tiene una originalidad y una frescura feel-good muy necesaria entre tanta oscuridad. Lo que ha ocurrido es que no lo he disfrutado tanto como podría, como ya hice al principio, que fue mucho, y el final se me ha quedado un poco desangelado. La sensación general es de oportunidad perdida. Y es una pena, joder.

Hazte con un ejemplar de Todos los pájaros del cielo aquí.   
¿Quieres conocer más ciencia ficción de calidad? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir con nuestra labor sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.
Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.

Foto: Vincent van Zalinge. Unsplash