Sergi Escolano: Rojo y en botella

Año: 2020
Editorial: Pez de Plata
Género: Novela (terror/humor)

Obra perteneciente a la sección oficial de los Premios Guillermo de Baskerville 2020

El agente Rebolledo, de la policía de Nueva Transilvania, se encuentra con el mal trago de ir a atender la escena del asesinato de su compañero Demetrius Walken, un vampiro enamorado de las botas camperas y los chistes malos. Es el cuarto vampiro asesinado en un breve período de tiempo, lo cual es bastante extraño en una ciudad poblada casi en exclusiva por inmortales que han saciado su sed de sangre con un mejunje artificial y que además son notoriamente difíciles de matar.

De la vecina ciudad de Vetusta, anclada un siglo o dos en el pasado, les envían al mejor agente de policía humano, Julián Van Helsing, una suerte de Torrente descafeinado con muchos prejuicios hacia los vampiros y, por qué no decirlo, un ansia de venganza hacia ellos por un evento trágico de su pasado. Casualmente, a su esposa Raquel, una ingeniera brillante, le ofrecen al mismo tiempo un empleo en VampTech, el gigante tecnológico que controla la patente de la sangre artificial y que ha convertido a Nueva Transilvania en una smart city eficiente y progresista.

Así, Rojo y en botella sigue las aventuras de Julián, a la sazón protagonista habitual del hashtag #tontocop, en busca del asesino de vampiros junto con Rebolledo, de Raquel en su nuevo empleo y al mando de una casa inteligente de última generación (y un mayordomo robótico mucho más avispado que su marido) y de sus hijos Jennifer e Izan —choni y niño rata, respectivamente— en su nuevo instituto repleto de vampiros adolescentes.

Yo esto ya lo he vivido

Rojo y en botella es un thriller policíaco humorístico ambientado en un mundo con vampiros, licántropos y zombies; si bien hace algún tiempo la combinación de terror y humor podía parecer una guarrindongada, ya tenemos referentes al respecto como Lo que hacemos en las sombras y, reseñados en esta casa, algunos de los relatos de Maldita la gracia. Más allá de tener como protagonistas a monstruos, no se trata de un libro sangriento o desagradable, así que es apto para les que quieran echarse unas risas sin que les den sustos: se encuentra más cerca del tono de Mel Brooks en El jovencito Frankenstein. Escolano utiliza el contexto para hacer burla de les intolerantes y sus prejuicios racistas, sexistas y homófobos (entre otros, porque anda que Van Helsing es una auténtica joyita) y deforma su argumentario para subrayar lo absurdo que es.

Por otro lado, también es un thriller policíaco en el que los protagonistas deben descubrir al asesino. Si bien el final está muy bien buscado y es desternillante (lo siento, estimado Antonio, pero tenía que acabar así), habiendo consumido muchos relatos detectivescos, encuentro que no tiene suficientes recovecos en su desarrollo y la identidad del asesino puede ser algo fácil de adivinar. Sin embargo, la investigación de Van Helsing y Rebolledo está salpicada de un sinnúmero de acontecimientos cómicos, así que el aspecto de thriller es solo uno más de la novela.

Esto nos lleva al último punto: es una novela cómica y les que me leáis con alguna asiduidad sabréis que tengo un mantra a la hora de reseñar obras de este género: el humor es como los culos. Así que creo que lo más útil es que os describa la clase de humor que encontraréis en Rojo y en botella. Diría que la clase principal es el de referencia o alusión. La subtrama que concierne a Jennifer Van Helsing es una parodia de Crepúsculo, mientras que la trama principal está salpicada de referencias a Keyser Söze; Casablanca; La princesa prometida; 2001: Una odisea en el espacio; Nunca digas vodka, nunca jamás; Shakespeare; El Equipo A y un buen popurrí de clásicos de karaoke de ahora y siempre (hay hasta una lista de referencias al final):

Ayudados por el vodka subieron todos al escenario a darlo todo.

Tus ojos, vampiro, robaron con cuentos, la sangre y la vida de mi corazón…

Vivir así es morir de amor, por amor tengo el alma herida, por amor no tengo más vida que su vida, licantropía…

Sapore di sangue… Sapore di mare…

Ay, mi lobito, mi lobito guapo… tiene botines… y no va descalzo (esta se la dedicaron a Wolfficker).

Te estoy mordiendo locamenti, pero no sé cómo te lo voy a decir…

Vampiros para siempre
Means you’ll always have long teeth
Vampirs per sempre
Means a life that cannot end
Vamps for life
Using a coffin to sleep
Vampiros para siempre…

Por otro lado, también es importante, como se mencionó más arriba, la burla de tipos y la sátira política nada sutil transplantada al contexto ficticio de la novela. A veces, más que reírse, una asiente con la cabeza y recuerda que ha escuchado conversaciones así palabra por palabra.

El asesino es quien menos te esperas

En conclusión, si os gustan los tests para saber si sois vampires o licántropes, si os hacen gracia los policías ineptos y los robots ladinos, si a cazar referencias jugando a Time’s up no os gana nadie, Rojo y en botella es para vosotres.

Hazte con un ejemplar de Rojo y en botella aquí.
¿Quieres conocer más novelas de humorísticas de terror? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir remunerando a nuestros colaboradores sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas. También puedes colaborar de forma puntual a través de Ko-fi.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.

Foto de Hamed omidian en Unsplash