Caryanna Reuven: Proyecto Alfa

Proyecto Alfa. Libros Prohibidos

Año: 2018
Editorial: Autopublicado
Género:
 Novela (Ciencia ficción)

Cifi dura para una tarde de miércoles cualquiera

La obra que me dispongo de a destripar hoy —en el buen sentido, claro—, llegó a mí de una forma poco común. Andaba yo buscando un título autopublicado de calidad para hablar de él en la revista Windumanoth y, gracias a una recomendación de nuestra querida nueva compi, Laura, cayó en mis manos Proyecto Alfa, de Caryanna Reuven. Y tanto que me alegro por ello. En esta entrada voy a hacer una reseña resumida y distinta de la que os podréis encontrar en el número 4 de Windumanoth, pero buscando resaltar lo mucho que tiene bueno para animaros a echarle una ojeada. Dentro sinopsis.

Alisa es la mejor investigadora en ciencias neurocognitivas y genética de la Oligarquía de Planetas. Tiene treinta y nueve años.
Alfa es una criatura biológica madurada de forma artificial. Tan solo tiene tres meses de vida.
¿Qué ocurrirá cuando se derrumbe la relación científico-espécimen y ambas se vean obligadas a colaborar como iguales para subsistir?
A medio camino entre el odio y la necesidad, la admiración y la búsqueda de identidad, Alisa y Alfa no tendrán otro remedio que enfrentarse a sus miedos y descubrir la verdad sobre quiénes son

Proyecto Alfa se destapa muy pronto como una obra de ciencia ficción dura. Está llena de términos y conceptos técnicos y científicos, de esos que dan enjundia y crean la ambientación perfecta para cualquier buena historia que se desarrolla en una nave espacial. Bueno, una parte se desarrolla dentro de una nave espacial, la del principio, pero más adelante llegan a un planeta salvaje en el que las protagonistas tienen que sobrevivir. Y también ahí nos encontramos con más componentes técnicos —sobre todo médicos y biológicos, en este caso—, porque, pese a ser una historia futurista y a necesitar de la suspensión de la incredulidad, el realismo es algo innegociable para Caryanna Reuven.

Proyecto Alfa. Bosque. Libros Prohibidos

Otro factor que no debemos pasar por alto, es que la autora se adhiere a una nueva corriente de escritoras que busca romper con los cánones en un mundillo tan tradicionalmente masculino como la ciencia ficción. En este aspecto, sigue la estela de autoras como Kameron Hurley, Becky Chambers, o Nnedi Okorafor, y que en España ya está teniendo repercusión con nombres como Nieves Delgado o Rocío Vega. Se trata de escribir historias atractivas desprendiéndose de aquellos elementos «por defecto» que siempre han estado ahí y que han impuesto que siempre sea lo mismo: género, sexualidad, procedencia, e incluso formas de encarar los problemas. Estos nuevos enfoques aportan interesantes perspectivas en la ficción especulativa y, sobre todo, llevan a las autoras a arriesgar más, a experimentar más, a tratar de llegar donde nunca nadie antes. Vamos, que van sin red, y es lo mejor que le puede pasar a la literatura como arte.

Y allí, en medio del caos, casi pegada al cristal, estaba Alfa. Desnuda, mirándola triunfante, con una sed aterradora en los ojos y un desafío inscrito en la barbilla alzada, igual que hacía ella cuando se enfrentaba a alguien que no le gustaba, con el pelo cortado de la misma forma que ella lo llevaba ahora. Igual que la última vez que la había visto.
—Soy… yo —musitó en medio del sepulcral silencio para sorpresa de su equipo.

Aunque, en realidad, todos estos elementos tecnológicos de los que hace gala Proyecto Alfa son circunstanciales. La verdadera importancia de la obra estriba en el conflicto que surge entre sus dos protagonistas y, sobre todo, la lucha interna con la que tienen que lidiar. Los diálogos ocupan una parte fundamental de la novela y, pese a la espectacularidad de las localizaciones, el único escenario que necesitan es uno donde Alisa y Alfa puedan interactuar. No he podido evitar imaginarme este libro como una representación teatral minimalista. Y me encanta la idea.

Me había propuesto no extenderme demasiado y pienso cumplirlo, así que voy a ir cerrando ya. Pero no quiero hacerlo sin resaltar el estilo escogido por la autora. Directo y solvente, sin entretenerse en construcciones demasiado complejas y sin frenar para hacer más descripciones de la cuenta —lo que ayuda a crear ese aire minimalista que comentaba antes—. Creo que es perfecto para un libro de estas características y cuya intención última está en las sensaciones de sus protagonistas. Esto, sumado a su corta extensión, convierten a Proyecto Alfa en carne de lectura en un par de sentadas. Os la recomiendo.

—Es más complicado que todo eso, Alfa. La política, la guerra… Todo lo es. Ojalá fuera tan sencillo como querer que algo ocurra para que deje de pasar.
—¿Por qué no lo es?
Alisa se lo pensó largo rato antes de responder. Sí, ¿por qué no lo era? ¿Por qué no podían sentarse a hablar y…? Casi estuvo a punto de volver a reír. ¿Qué tonterías estaba pensando? Ningún político, ningún general, nadie del alto mando que conocía o con quien se había cruzado durante sus años de servicio estaría dispuesto a ceder en nada, y estaba convencida de que los de la Confederación eran iguales.

Hazte con un ejemplar de Proyecto Alfa aquí.  
¿Quieres conocer más ciencia ficción independiente en español? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir con nuestra labor sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas.
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.
Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.

Foto: Jose Urbano. Unsplash