Rafael Moya: Hormigas en la playa

Año: 2015
Editorial: Walrus
Género: Novela
Valoración: Recomendable

Observó que en la arena se movían algunas hormigas. Nunca había visto hormigas en la playa. Eran dos que se desplazaban erráticamente como si se hubieran perdido, subiendo y bajando pequeñas dunas de arena de forma incansable. Chocaban entre ellas y al momento se separaban en direcciones opuestas, sin embargo a los pocos segundos volvían a chocar y como antes, se volvían a separar por caminos distintos y otra vez parecían buscarse.

Casi todos hemos asistido en alguna ocasión a una comida o cena de antiguos alumnos. Reuniones en las que excompañeros de colegio o instituto se reúnen muchos años después de haber terminado sus estudios. Así comienza Hormigas en la playa, la primera novela del escritor catalán Rafael Moya (Capelladas, 1965); con una cena de antiguos alumnos organizada por Eric, uno de los protagonistas indiscutibles de la obra. Eric utiliza las redes sociales para convocar el reencuentro de viejos amigos a los que el tiempo y las circunstancias de la vida distanciaron. A la reunión asisten compañeros de clase y del grupo de teatro, entre los que destaca Ester, el amor de juventud de Pau, el otro protagonista de la novela.

La vida se compone de infinitos instantes pero pocos sobreviven al olvido.

Puesta las bases de la historia, descubrimos que todo comenzó mucho antes. Una borrachera en la playa y un accidente tras el estreno de la última obra de teatro que representaron juntos Pau, Eric y Ester marcan la vida de los tres protagonistas, quienes a raíz de dicho accidente se distancian de manera irremisible.

Rafael Moya traza con precisión la personalidad de los dos protagonistas principales de la novela, Eric y Pau. El primero provoca el reencuentro y vamos conociendo su obsesión por el segundo. Pau era un joven talentoso (pintor, actor, poeta…) que se ha convertido en un adulto mediocre. Casado y con un trabajo rutinario (realiza tareas administrativas en un bufete de abogados), el paso del tiempo ha acabado con todo aquello que apuntaba de joven.

La vida no son los años vividos, son los instantes que uno desea vivir repetidamente.

El núcleo central de la novela sitúa a Pau en el centro de todas las obsesiones de Eric. Utiliza todo tipo de artimañas para acabar con el matrimonio de Pau, con su empleo y con su aspiración de recuperar a Ester, la mujer con la que siempre soñó y de la que se distanció tras el accidente. Eric desea que Pau sea suyo y la excusa de querer ayudarlo le sirve para intentar manejar la vida de Pau a su antojo.

Pau ignora las intenciones de su amigo hasta que una serie de circunstancias le hacen abrir los ojos. Es en ese momento cuando la trama se desborda hacia un potente final. Pau decide demostrar a Eric (de una forma muy especial, todo hay que decirlo) que continúa siendo el joven talentoso que fue, organizando su gran última obra de arte… inacabada.

Hormigas en la playa es la historia de una obsesión, la de Eric por Pau, y la constatación de que el paso del tiempo no siempre nos lleva por los derroteros que soñábamos cuando éramos jóvenes. La nostalgia mal entendida lleva a Eric a desear con todas sus fuerzas que todo vuelva a ser como un día fue, aunque su percepción del pasado tal vez no sea la correcta.

Estamos ante una novela difícil de clasificar en cuanto a género, a medio camino entre la historia de amor y el suspense. El autor transmite a la perfección la psicología de los protagonistas, cada uno con sus anhelos y frustraciones. La estructura de la novela está muy bien trabajada, mezclando pasado y presente, ya que uno no puede entenderse sin el otro. La escritura de Rafael Moya es limpia y muy eficaz y la novela está bien trabajada.

Una buena novela, recomendable para los aficionados a las historias urbanas, amores imposibles y con toques de suspense.